w1.png

Presentación

Realizaré mi intervención coloquial con base en mi ubicación territorial: Perú, país donde me desarrollo profesionalmente desde hace más de 25 años y, donde tiene su sede la Asociación Peruana de Psicología Jurídica y Forense, entidad donde ostento la Presidencia de su Consejo Directivo; sin embargo, la perspectiva del diálogo apunta a abrir el debate, posibles aportes académicos e intercambio gremial en el ámbito Iberoamericano que es el escenario en que me encuentro involucrado desde mi rol o membresía en la Red Iberoamericana de Asociaciones Nacionales de Psicología Jurídica y Forense. Una mirada retrospectiva sobre los más de cinco lustros de iniciada la reforma procesal penal en mi país, permite percibir con meridiana claridad que el contexto criminológico aún es complejo en términos de la actividad delictual en diversos ámbitos de la sociedad, especialmente el que afecta a mujeres y menores víctimas de violencia y delitos contra la libertad sexual, entre otros problemas tipificados por la normativa legal, como la corrupción, la criminalidad organizada y, el feminicidio. El proceso criminológico en sí no solo afecta la calidad de vida de la sociedad en general, sino que, viene facilitando el rápido incremento de la actividad laboral en el campo jurídico del sector público, como por ejemplo: las Divisiones Médicos Legales (DML), las Unidades de Atención a Víctimas y Testigos (UDAVIT), los Equipos Multidisciplinarios de los Juzgados de Familia del Poder Judicial, así como de la Dirección General de Defensa Pública y Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia, igualmente tenemos a los Centros Emergencia Mujer y, las Unidades de Protección Especial (Ex Unidades de Investigación Tutelar) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, presentes en cada ciudad de todo el país.

Ello también ha generado el crecimiento de la actividad profesional del psicólogo en el sector privado como perito en cada proceso judicial al cual se le incorpora como parte técnica en el marco de la "equidad procesal" que el sistema de justicia promueve. Estos avances tanto en el sector público como privado, al cabo de quince años, ameritan sin temor a equivocarnos, un proceso de actualización, intercambio y, aprendizaje en aspectos teóricos, procedimentales y metodológicos para que la actividad pericial cumpla adecuadamente con los protocolos y guías normativizadas que regulan la actividad laboral, especialmente en el sector público. La actividad pericial de parte o privada, igualmente debe optimizar su marco teórico para fortalecerse estratégicamente como una opción laboral emergente que aporte en su ejercicio a la teoría del caso que los abogados lideran en el servicio de la defensa legal, sin que la calidad profesional del psicólogo forense colisione con fundamentos éticos, transparentes y ceñidos a la ley regulatoria.

Desafortunadamente, en la actualidad es posible asumir que muchos procesos judiciales han sido y, son mediatizados por una decisión jurisdiccional que en determinados países se enfoca en el "requerimiento fiscal/judicial exprofeso u obligatorio" de aplicar 1) ciertas instrumentos o pruebas psicométricas, 2) el método CBCA (Criteria-Based Content Análisis / Análisis de Contenido Basado en Criterios), entre otros. Esto actualmente genera, sin que los operadores judiciales se lo propongan, una cierta inestabilidad en el diseño del proceso de evaluación psicológica en la medida en que los resultados de dichos instrumentos o pruebas psicológicas son tomados como una prueba estadística o argumento único del diagnóstico; debido esto a que el resultado que producen o sus aportes se dan mayormente en relación a aspectos criteriales sobre  la tipología o características de personalidad en temas de tentativas, feminicidio o asesinato; en  la validez o no de un relato, es decir, si dicho relato se considera verdadero o falso, lo que resulta gravitante debido a que la problemáica jurídica donde más se utiliza está vinculada con hechos extremadamente graves (DCLS, especialmente en menores) que es menester afrontar pero sin afectar el sustento académico, técnico, procedimental, metodológico y científico que todo protocolo pericial psicológico o informe pericial psicológico debe contener, en el marco de la normatividad existente. De lo contrario, se crearán condiciones fácticas para su reevaluación mediante la generación de informes psicológicos periciales post facto.

En esta perspectiva, el Webinar abre un escenario académico y coloquial para recrear aportes en la mejora de los sistemas de justicia reformados de Iberoamerica, desde la perspectiva de optimización del rol pericial en Psicología Forense.

Organiza:

escuelapsi.png

Auspician:

APPJF
RedPsiJu
ProMujeres
John Charles Torres VásquezCPsP N° 2982
Psicólogo. Egresado de la Maestría en Psicología, EPG UIGV. Secretario General Red Iberoamericana de Asociaciones Nacionales de Psicología Jurídica y Forense. Presidente Asociación Peruana de Psicología Jurídica y Forense. Director General de la EscuelaPsi. Psicólogo Forense Privado.

Sede Principal

Av. Mariscal Nieto N° 480, Piso 3 Oficina A6

Chiclayo, Lambayeque - Perú

Email: secad@escuelapsi.org

Comunicaciones: (+51) - 991543831

Máster en Psicología Jurídica, Criminológica y Forense (10 meses - 800 horas académicas). Título propio de nuestra entidad que forma parte del proceso de enseñanza no reglada.